Historia

Sumérgete en el pasado y descubre los momentos que han dado forma a nuestra asociación. Explora nuestra historia, llena de tradición, espiritualidad y momentos significativos que nos han llevado hasta donde estamos hoy.

Los «Llumeners» del Santísimo Cristo de la Agonía de Ontinyent

Datos para un mejor conocimiento de su historia

En 1985, con motivo de la celebración del 125 aniversario de las Fiestas de Moros y Cristianos que Ontinyent celebra en honor del Santísimo Cristo de la Agonía, editaba un Programa de Fiestas realmente especial, extenso y muy enriquecedor que descubría por primera vez muchos aspectos de nuestra Fiesta que hasta el momento resultaban cuanto menos, curiosos y desconocidos.

Uno de esos artículos, que firmaba el estimado párroco de San Carlos en Arturo Llín Cháfer, hacía referencia a los «Llumeners» del Santísimo Cristo de la Agonía y verdaderamente, por primera vez, en aquellas líneas, recogían un puñado de datos y curiosidades que hasta entonces nunca se habían dicho, o al menos nosotros nunca habíamos podido conocer.

De todos es sabido que algunos capítulos de nuestra historia y más en concreto en temas relacionados con la religión católica, quedaron destruidos por culpa de aquella fatídica Guerra Civil que nuestro país sufrió en 1936 y esto hizo que muchos archivos parroquiales desaparecieron. Entre algunos de esos cabe destacar, en concreto, uno al que hace mención el estudioso de la Fiesta Rafael Gandía Vidal1 y que estaba guardado en el archivo de la Real Parroquia de San Carlos llamado «Administración y Memorias del Santísimo Cristo», libro que de seguro contendría mucha información alrededor del Cristo y de los «Llumeners».

Pese a estas premisas, podemos convenir que la existencia de los «Llumeners» relacionados con la ermita de Santa Ana primero y luego con el Cristo de la Agonía, es un hecho constatado y que se ha mantenido vivo a través de los tiempos hasta nuestros días donde se establece como una de las Asociaciones más numerosas y más antiguas que existen en Ontinyent.

Sin embargo nuestra humilde tarea sólo pretenderá -en primer lugar-, aportar la base histórica de las primeras noticias escritas de los «Llumeners», su permanencia a través de distintas reseñas encontradas en los documentos y finalmente, plasmar el momento actual de la Asociación y poder contrastar sus directrices en la época moderna.

La primera noticia que encontramos de los «Llumeners» -según Arturo Llín-2 se establece en 1600 cuando el arzobispo de Valencia San Juan de Ribera envía una carta a los jurados de la Villa de Onteniente para que los contagiados por la peste fueran trasladados al «Cabezo de Toledo» muy cerca de la Ermita de Santa Ana y una vez allí los enfermos sean atendidos por los responsables del culto de la ermita que son los «Llumeners», los cuales tienen como misión cuidar el edificio y celebrar el culto como acción de gracias al Santísimo Cristo de la Agonía, que como todos ya saben su imagen existía desde 1537 y que probablemente fue trasladada a Santa Ana en 1552.

Recordaremos que la ermita de Santa Ana se construyó en 1416 gracias a la aportación de Ana María Albuixech Olivares. En aquellos tiempos había mucha devoción a la Madre de la Virgen María, Santa Ana y de esta manera se reafirmaba el misterio de la Purísima Concepción de tan honda tradición en Ontinyent.

Durante los siglos XVII y XVIII los «Llumeners» continúan su labor al frente de la Ermita de Santa Ana, siempre contando con las aportaciones económicas de los devotos y también para medio de un sistema de fundaciones eclesiásticas. Básicamente se trataba de la propiedad de bienes, muebles o inmuebles, de fincas urbanas o rústicas que hacían que se pudieran mantener los gastos del culto y así poder realizar aquellas mejoras que se hubieran de realizarse en la ermita. De esta manera en 1793 se reformó la fábrica del edificio quedando las bóvedas tal y como hoy las conocemos y en 1883 fue construido el actual campanario con la colocación de una nueva campana.

Cuando llega el siglo XIX y la ley de desamortización de Mendizábal entra en vigor y sustrae la mayoría de los bienes eclesiásticos, la Asociación de «Llumeners» coge más fuerza porque una de las principales misiones que tiene es recaudar fondos entre los devotos, ya que será casi exclusivamente la única fuente de ingresos.

Cuando en 1860 aparecen las fiestas de Moros y Cristianos, Los «Llumeners» toman parte fundamental en su constitución y son los encargados de los actos religiosos de la Fiesta, tal y como lo reseña el presbítero Vicente Reig Bernat al programa de fiestas de 1960 en su artículo «Así nacieron unas fiestas» cuando dice: “…dejando que la parte religiosa fuese sostenida por la Asociación de «Llumeners» que ya venía existiendo desde muchos años antes, y cuyos socios contribuían con una cuota anual de ocho reales al sostenimiento del culto al Santísimo Cristo en su Capilla, más una misa solemne con sermón todos los años el día 6 de agosto”.

Durante el primer tercio del siglo XX tan sólo podemos constatar una noticia de los «Llumeners» en un artículo de Remigio Valls Aura dentro del programa de Fiestas de 1935 cuando afirma que «… una Junta de «Llumeners» que aporta 1.169 reales para el sufragio de la Fiestas y el Castillo».3

En 1967, cuando se hace el proyecto de urbanización de la avenida de San Francisco y el camino de Santa Ana, la parte de su propiedad o sea unos 400 metros, son sufragados totalmente por la Asociación de los «Llumeners»4. También en ese año 1967 se reformó la capilla construyéndose el retablo que hoy podemos contemplar y, a la misma hora, se pide a la población su ayuda para sufragar las obras “…que parte de los gastos acaecidos han sido sufragados por los donativos. Y parte han sido sufragados por la Caja de la Asociación de «Llumeners»“.5

La última reforma que da sentido a lo que hoy es la actual ermita, fue realizada entre 1981 y 1982, donde se restauraron diferentes partes del edificio. Con una Junta formada por diferentes estamentos locales, Ayuntamiento, Parroquia de San Carlos, Sociedad de Festeros, Comparsas de Moros y Cristianos, anderos del Cristo, Asociación de «Llumeners» y las ayudas de muchos devotos, fue posible la reconstrucción de la que podemos disfrutar todos los ontinyentins.

En ese momento y a consecuencia de esas obras, los «Llumeners» deciden formalizar la Asociación y es nombrada una Junta Directiva provisional que será la encargada de llevar adelante la constitución de una Asociación de acuerdo con la nueva legislación.

Esta primera Junta Provisional está formada por el señor rector de San Carlos, Rafael Valls como Consiliario y los «Llumeners»: Roberto Coll Esteve, Joaquín Sanz Martínez, Enrique Gramage Calatayud, Francisco Gil Pla, Enrique Turégano Ivanco, Ceferino Micó Sempere, Antonio Cambra Ferrero, José Gramage Gandía, Vicente Torró García, Manuel Gramage Terol, Gonzalo Gramage Ferrero y Manuel Úbeda Ortiz.

Capítulo aparte y de mucha importancia para que los «Llumeners» se consoliden, es la cesión por parte de los Anderos6 del Cristo, del acto de la «Subida» de la imagen a la ermita de Santa Ana una vez finalizan las fiestas de Moros y Cristianos. Los dieciocho portadores que subirán al Cristo de la Agonía serán elegidos mediante un sorteo entre todos los «Llumeners» que pertenecen la Asociación, extrayéndose seis suplentes más que quedarán de reserva y serán portadores en el próximo año.

El primer sorteo se celebra el 3 de marzo de 1985 y son agraciados los siguientes «Llumeners»: Antonio Blasco Tortosa, Antonio Cámara Sempere, Antonio Ferri Soriano, Enrique Gil Casanova, Antonio Insa Cairols, José Juan Martínez, Vicenta Juan Valcárcel, Mariano Magdalena Domínguez, Antonio Martos Gómez, Manuel Morales Fernández, Enrique Morales Sanchis, Alberto Reig Alfonso, José Revert Sanz, Rafael Salcedo Montés, Eduardo San Anselmo Soriano, Encarnación Sanz Belda, Vicente Úbeda Torró y Antonio Vidal Ferrero. Y son suplentes y portadores para el año siguiente: Jesús Gil Pla, Gabriel Vidal Martínez, Manuel Gramage Terol, Manuel García López, Rafael Mollá Pla y Hernán Cortés Falcó.

Uno de los principales encargos que tiene la Junta Provisional es -como decíamos-, redactar esos estatutos para darle a la Asociación un carácter legal y jurídico de acuerdo a los tiempos actuales y así emprender aquellas tareas que quedan por hacer, como será, lo primero de todo, la remodelación y adecuación del Calvario que sube hasta la ermita.

El 18 de octubre de 1987 se celebra en el Patronato de la niñez, la Primera Asamblea General de «Llumeners» donde son aprobados los Estatutos que como principal fin y actividad está definiendo como:

– Mantener viva y fomentar la devoción a Jesucristo con la advocación de la Agonía.

– Ayudar en la conservación y decoro tanto de la imagen del Santísimo Cristo de la Agonía como de la ermita de Santa Ana, con sus accesos y entorno.

– Promover la unión y solidaridad entre sus asociados para la defensa de la manifestación cristiana de las Fiestas de Moros y Cristianos.

En dicha Asamblea queda constituida la primera Junta Directiva elegida por todos los «Llumeners», quedando como Presidente: Roberto Coll. Vicepresidente: Joaquín Sanz. Secretario: Enrique Gramage. Vicesecretario: Francisco Gil. Tesorero: Enrique Turégano. Vice-tesorero: Vicente Torró y Vocales: Manuel Gramage, Ceferino Micó, Manuel Úbeda, José Gramage, Antonio Cambra y Gonzalo Gramage.

En aquellos años la Asociación cuenta con unos 200 «Llumeners» y la cuota anual es de 500 pesetas, no siendo una cuota única, sino que cada Llumener será libre de fijar la cantidad de su aportación.

Después de muchos obstáculos y con mucha dedicación y esfuerzo, la Asociación de «Llumeners», con la aportación de las cuotas de sus miembros y también con mucha generosidad de personas devotas del Cristo, vieron terminadas las obras del Calvario que fue inaugurado y bendecido por el obispo Teodoro Úbeda el 6 de agosto 1988 con la presencia también de la Reina de Fiestas de ese año Yolanda Terol Ferrero.

Fue tanta la aceptación de los ontinyentins en las tareas de la Asociación que al finalizar 1988 había inscritos 430 «Llumeners». La Junta Directiva, ante esta aprobación tan positiva, estudia la forma de obsequiar, dentro de las posibilidades existentes, a los «Llumeners» portadores con un llavero del Cristo de la Agonía, detalle que se hace efectivo por primera vez en la Subida de 1990.

En la Asamblea celebrada el 12 de julio de 1992, el actual presidente Roberto Coll deja el cargo al haber terminado su mandato y al no presentarse nadie a ocupar el cargo, la Asamblea nombra a Gonzalo Gramage Ferrero nuevo presidente Asociación, cargo que ostentará hasta el año 2003.

En 1994 se nombrada una comisión para redactar y actualizar unos nuevos Estatutos que necesitan de dos Asambleas Extraordinarias para que sean definitivamente aprobados el 24 de abril de 1994.

Durante el ejercicio 1995 la Asociación hizo una reedición del libro «Breve Historia de la Milagrosa Imagen del Santísimo Cristo de la Agonía», obra facsímil del original escrita en 1918 por beneficiado de la metropolitana de Valencia Enrique Ibáñez Rizo, para que todos los «Llumeners» pudieran conocer con más detalles la historia del Cristo de la Agonía.

A partir de 1997, bajo la presidencia de Gonzalo Gramage Ferrero, se toma la decisión de que la Junta Directiva se reúna una vez al mes y así estar más en contacto, poder aportar más ideas y mantener más comunicación entre los miembros de la Junta y elaborar más proyectos. Durante ese ejercicio uno de los primeros proyectos que se aprueban es la participación por primera vez de la Asociación en el acto de la Ofrenda a la Purísima así como también se acuerda el hacer un estandarte que represente a la Asociación allí donde participe. También en ese año se determina subir la cuota a 1.000 pesetas.

En contadas ocasiones el Cristo ha abandonado su ermita fuera de los actos tradicionales de las Fiestas de Moros y Cristianos, pero en ese año de 1997 tuvo que hacer un viaje obligado a Valencia -concretamente el 11 de enero de 1997-, con el fin de restaurar su imagen en el taller del artista Francisco López Pardo, tarea que duró hasta el 22 de febrero del mismo año, cuando volvió a Santa Ana.

Durante los últimos años del siglo XX y primeros del XXI, la ermita de Santa Ana y sus alrededores sufren continuos actos de vandalismo que les causan innumerables destrozos, los cuales son arreglados una vez tras otra, con la ayuda del Ayuntamiento de Ontinyent que siempre está al lado de la Asociación.

Llegado el año 2003 y con el final del mandato del presidente Gonzalo Gramage Ferrero, el 6 de abril de 2003 es nombrado José Juan Del Carmen Belda como nuevo Presidente de la Asociación, cargo que ejerció durante varias mandatos hasta el año 2019.

Una de las primeras ideas que pone en marcha la nueva Junta es elaborar un gran proyecto que redacta el arquitecto de Ontinyent Vicente Palop el que consistiría en una gran transformación del paraje de Santa Ana, con el fin de conseguir una mejora de su entorno, una mayor seguridad para su conservación y un mejor aprovechamiento de sus ventajas culturales, tradicionales y paisajísticas. El proyecto presentado a las instituciones administrativas locales y autonómicas quedó supeditado a futuras intervenciones donde estaría también relacionada la casa de ejercicios que linda con la ermita.

En el año 2004, en la Asamblea General celebrada el 18 de abril, se aprobó una modificación de los Estatutos para adaptarlos a la legislación vigente, estatutos que aún siguen en vigor.

En el año 2006, los «Llumeners» y los anderos del Cristo se encargan de proyectar y construir un mecanismo hidráulico para bajar y subir la imagen del Santísimo Cristo desde su altar hasta las andas o ante cualquier acto que se celebre en la ermita de Santa Ana.

Así también, para acercar la devoción al Cristo a todos los ontinyentins, acuerda celebrar el domingo más cercano a la festividad de Santa Ana -26 de julio-, una Misa de Enfermos e Impedidos en la explanada de la ermita; una celebración muy emotiva donde cada año acude gran cantidad de personas.

En la Asamblea General Extraordinaria celebrada el 23 de marzo de 2019 se elige a José Enrique Bas Revert como presidente, cargo que ejerce en la actualidad.

En los últimos años la Asociación ha seguido manteniendo las premisas que, como decíamos al principio, marcan los principales puntos de sus funciones, logrando que los «Llumeners» lleguen casi a los 700 asociados. Al mismo tiempo y con mucha constancia, se ha conseguido que el paraje y la ermita de Santa Ana estén lo más dignamente posible, siempre dentro de las posibilidades económicas que tiene la Asociación y también siempre con la inestimable ayuda del Ayuntamiento de Ontinyent y de muchas personas devotas del Cristo.

Los «Llumeners» del Santísimo Cristo de la Agonía, una asociación centenaria, donde se recoge la tradición, la historia y la cultura de Ontinyent, pero sobre todo una asociación viva que nunca ha perdido los fundamentos de sus inicios y además, ha podido llegar al siglo XXI conjuntando los nuevos planteamientos de acuerdo a los tiempos actuales sin perder la autenticidad de sus orígenes.

                              Jesús Bordera Revert

                              Junta Directiva «Llumeners» del Stmo. Cristo de la Agonía de Ontinyent

NOTAS.-

1.- Gandía Vidal, Rafael. Anderos del Santísimo Cristo de la Agonía. 2003. Pág. 75.

2.- Llín Cháfer, Arturo. “Els «Llumeners» del Cristo de la Agonía”. Programa de Fiestas de M y C de 1985.

3.- Valls Aura, Remigio. Programa de Fiestas de M y C de 1935.

4.- Camallonga, Eduardo. Urbanización de la Avenida de San Francisco y camino de Santa Ana. Programa de Fiestas de M y C de 1967.

5.- Anónimo. Volvamos a Santa Ana. Programa de Fiestas de M y C de 1967.

6.- Los Anderos son los portadores encargados de los diferentes traslados de la imagen del Santísimo Cristo de la Agonía.

BIBLIOGRAFIA.-

Breve Historia de la Milagrosa Imagen del Santísimo Cristo de la Agonía. Novena en su honor. Dr. D. Enrique Ibáñez Rizo. Valencia 1918.

Anderos del Santísimo Cristo de la Agonía. Rafael Gandía Vidal. 2003.

Programa de Fiestas de Moros y Cristianos. 1935. 1964. 1967. 1970. 1985.

Libro de Actas de la Asociación de «Llumeners» del Santísimo Cristo de la Agonía de Ontinyent.

¡Únete a Nuestra Asociación!

Contáctanos hoy para participar en nuestras actividades y eventos